sábado, 5 de marzo de 2011

El amor quietud precisa

El amor, si es amor sincero, no anda:
Inmovilidad absoluta quiere
Pero repudia y maldice a quien le hiere
Si aqueste traidorzuelo se desmanda.

En el amor, siempre el corazón manda
Y morir junto a su querer prefiere
Antes que vivir con quien no quisiere
Vivencia, a mi juicio, quizás nefanda.

Verídico trabalenguas parece
Pero está claro, cual la luz del día
Con el cielo azul, y a las horas trece.

Y perdonad mi modesta homilía
Si es que vuestra reprobación merece:
¡También yo afirmo, que es ruin badomía!