sábado, 5 de marzo de 2016

EN HONOR A J. CUETO, CON CARIÑO Y CON RESPETO

Para recordarle, nada mejor que unas estrofas, del poema que le dedicó nuestro querido amigo, gran poeta y mejor persona, José Luis Ruiz Vidal; que leyó en su funeral y  yo conservo, con mucho cariño:


[...] En una noche estrellada
se fue, dejando a su nombre
fama de persona honrada,
gran poeta y mejor hombre.

Buscando a su "Laura amada"
hacia los Cielos partió,
y el Buen Dios, ya los juntó
en la Divina Morada.

Un Paraíso bendito
les puso con gran primor
a Laura y su gran amor,
el inefable Quinito.

Que trascendiendo lo humano
con su querer, dulce y tierno,
pasean su amor eterno
por el Jardín Soberano.[...]

jueves, 3 de marzo de 2016

CON LA VENIA DE MIGUEL

                                             AÑO DE CERVANTES
                                          “ CON LA VENIA DE MIGUEL”

  En el año 1991, Joaquín Cueto se mete en la piel de los personajes principales del Quijote. Les dio nueva  vida y voz, tal como él los imaginó. En 327 páginas  narra  en verso, sus aventuras y desventuras de forma amena y divertida.
 Comienza su andadura, pidiéndole permiso a D. Miguel por haberse adueñado de los mismos, a lo que éste asiente:

                                             A DON MIGUEL DE CERVANTES
      Miedo me da comenzar este soneto
 a Don Miguel Cervantes dirigido
pues desde siempre, timorato he sido
y de osados es afrontar tal reto.
      Mi nombre es Joaquín, mi apellido  Cueto
y no silenciaré el Otí querido,
por ser de mi abuelo, ilustre apellido,
siendo un servidor su más viejo nieto.
      ¡Don Migue! su permiso solicito
para al Don Quijote versificar,
y ¡ perdón! por tamaño atrevimiento.
      ¡Disfruta de mi licencia, Quinito!
desde este instante, puedes empezar
e insisto, ¡tienes mi consentimiento!


                         PRESENTACIÓN DE DON QUIJOTE
      En idílico lugar de La Mancha
de cuyo nombre prefiero no hablar,
vivía un demente loco de atar,
con treinta escasos kilos en balanza.
      Era propietario de ruin caballo
tan  flaco que un silbido parecía,
pues el pobrecito sólo pacía
de mísera zarza, su angosto tallo.
      Afirmaba su ínclita vecindad
que estaba trastornado del alero,
y que precisaba de un loquero,
experto en la citada enfermedad.
      A  humildísimo labrador manchego
tomó como escudero y ordenanza
y éste, conocido por Sancho Panza,
dueño  era, de un jumento burriciego.
      Don Quijote se llama el caballero
y cual su jamelgo, tan flaco estaba
que su faz a los niños asustaba,
cuando los miraba siniestro y fiero.
      A entrambos, rabiosas moscas picaban
y en la escuálida cabeza mordían.
¡Ruines moscas! (dueño y jaco decían,
mientras a zarpazos las espantaban).
     
      ¡Sois míseras, tercas e impertinentes!
Más juro ante aquesta cruz, por mi honor,
que soy hombre bien sobrado de valor
para mataros con ¡mis  propios dientes!
      ¡Adelante, fornido Sancho Panza,
que nuestros son los Cielos y la Tierra!
¡Vayamos a donde haya gresca o guerra,
que  ardo en deseos de probar mi lanza!
      Que el pobre Don Quijote es un demente
sin ninguna duda está demostrado,
pues se halla de doncella enamorado
y tal mujer sólo existe en su mente.
      Dulcinea se llama la beldad
y aposenta en el sin igual Toboso,
según  proclama su futuro esposo
en el delirio de su enfermedad.
      ¡Oh Dulcinea, mi profundo amor!
A todas horas diciendo “te quiero”
estoy sin reposar y de ti espero
igual respuesta, mi  ¡límpida flor!
      ¡A conquistar voy para ti, el Edén
y aunque sea demencial aventura,
por vos mi bellísima criatura
conquisto la estratósfera también!


      ¡Que el amor por ti me haya enloquecido,
mas que desgracia es ingente alegría
pues volveré a ser cuerdo, el feliz día
que tú y yo seamos mujer y marido!


DESFACIENDO ENTUERTOS: ÉSTE EL DE “ UN GORDO TUMULTO”
S.P.  .-- ¡Señor! Allá en lontananza
              vislumbro un gordo tumulto.
D.Q. .—Será quizás algún bulto
              muy semejante a tu panza.
S.P.  .—Hacia nosotros avanza
              un grupo de desalmados
              y todos vienen armados
              con un fusil y una lanza.
D.Q.  .—Si mi vista no me falla
                a una viuda están vejando.
S.P.  .—Dirá que la están pegando
              con una especie de tralla,
              pues trallazos le  están dando.
D.Q.  .--¿Están pegando a una viuda
              ante un caballero andante?
             ¡Cabalguemos Rocinante!
             por si necesita ayuda
             esa pobre mendicante.

             ¡Mi espada, sujeto al cinto
             y sin sangre no la guardo,
             con que nada más retardo
             salir de aqueste recinto.
S.P.  .--¡señor! Mandadme algo a mí
             que la sangre no me asusta
              y con una simple fusta
              no dejo uno vivo allí.
D.Q.  .--Tendrás tiempo suficiente
               para mostrar tu valor
               mas me place a mí el honor
               de cercenar a esa gente,
               demostrar que soy valiente
               y no un cobarde impostor.
               Prender el fuego te ordeno
              Sancho, y después cocinar
              mas no quemes el yantar
               porque quemado, no es bueno.
               Mientras tanto, con mi espada
               a la viuda vengaré
               y de muertos dejaré
               toda la mies sementada.
S.P.  .--¡Muchos muertos son, sin duda,
             los que caben en la mies!
             Con sólo que mate tres
             por violentar a una viuda,
               ya ha desfacido el “revés”.
               Haré lo que usted me ordene
              pues con holgura me paga,
              por un hermano me tiene
              y  por verdad, que me halaga,
              decir que vos me mantiene
               aunque sólo dormir haga.
              Monte a pelo a Rocinante
              y a la viudita socorra
              aunque sea grande zorra,
              la de la gresca causante.
D.Q.  .—Soy fiel caballero andante,
                y juro que estoy obligado
                a vengar todo pecado,
                si es viuda la denunciante.
S.P.  .—Advertirle es mi deber,
               que no burle a Dulcinea
               por muy guapa que usted vea,
               a esa indefensa mujer.
D.Q.  .—Yo soy, Sancho, un caballero
                de mujeres protector;
                pero en tocante al amor,
               sólo a Dulcinea quiero
               y antes juro que me muero,
               que convertirme en traidor.

Narrador.--A las bridas bien sujeto
                y con su caballo al trote,
                ha marchado Don Quijote
                en pos, de otro nuevo reto.
D.Q.  .—¡Pedidle prestos perdón
                a esta intachable señora!
                y  o se lo pedís ahora,
                u os cerceno el corazón
                 sin la más nimia demora.
Chusma.--¡Vos señor, estáis demente
                  o no sois un caballero!
D.Q.  .--¡Veros de rodillas quiero
              y juro por Dios clemente,
              que de espadazo certero
               os atravieso el garguero,
               si no cumplís mi presente!
Viuda.--¿Quién le mandó, mequetrefe
               meterse en esta trifulca?
              ¡O en el acto se disculpa
              o entre mis brazos fenece,
              por presumir de matón!
               ¡Prended fuego a ese bribón
              y acabad con su locura!
              Pues sólo en la sepultura,
              tendrá fácil curación
              su infinita chaladura.
Narrador.—Arde su ropa, cual yesca
                      azotada por el viento;
                      se oye un tétrico lamento
                      y se apacigua la gresca.
                       El Rocinante relincha,
                      aúlla el galgo corredor
                      y a Don Quijote, el dolor
                      en las entrañas le chincha.
Chusma:  .--¡Dadle! (dice la manada)
                      hasta molerle el mollero
                      que a tan loco caballero
                       le cura una bofetada
                      antes que buen curandero.
                      ¡ Dadle más a ese impostor,
                      para ver si así escarmienta!
                      y tras los palos se enmienda
                       o revienta de dolor.
Narrador:  --¿Cuántos puntapiés le dieron
                       al osado caballero
                        en el ilustre trasero?
                        Le dieron ¡los que quisieron!
S.P.  .--¿Cómo le fue buen Señor,
            en el festejo aludido?
D.Q.  .--¡A la chusma he malherido
               y he hecho crecer a mi honor!

D.Q.  .—El festejo terminó
                muy bien, como supondrás,
                o mucho mejor quizás
                pues toda la chusma huyó,
                y ni uno solo quedó
               que allí era yo, el “mandamás”.
                Los pocos que me retaron
               cercenados por mi espada
               quedaron en la explanada.
               Pues allí se desangraron
               y si no se confesaron,
               infierno es hoy su morada.
S.P.  .—Cobardes eran sin duda,
              los de la chusma antedicha
              pero para su desdicha,
               la mujer, no era una viuda
               que precisara de su ayuda.
D.Q.  .—Eran cobardes gazapos
                y yo una fiera montuna
                que sin ayuda ninguna,
                con sólo un par de “sopapos”
                 les puse rostro a la luna.
                 Volveré sin más tardar,
                 cuando ya haya anochecido
                  y si alguien no ha fenecido,
                 ¡ juro que le he de matar!
S.P.  .—Pecado es asesinar
              si no es en propia defensa,
               o por gravísima ofensa,
               difícil de perdonar.


Joaquín Cueto Otí

lunes, 22 de diciembre de 2014

PERDÓN Y OLVIDO






      Tras muchos años prendido
con una recia cevilla,
el sol, que en el cielo brilla,
con su fulgor me ha pedido
una cosa muy sencilla:
"Seguid sembrando semilla
en el surco del olvido,
pues nada hay como olvidar,
los agravios perdonar
y ayudar a ¡ tu enemigo!"
      Si pecador fuera el viento,
sus culpas perdonaría,
y contrito le diría
en aquel mismo momento:
"Perdón vendaval, ¡lo siento!
que toda la culpa es mía,
y de la tal ¡me arrepiento!

diciembre de 1994

sábado, 6 de diciembre de 2014

ASÍ SOY, ASÍ ME SIENTO


Y así se sintió siempre.


    Aunque no fui novillero
y mal becerrista fui,
puedo afirmar que viví
creyendo que era torero.

    Se puede ser mendicante,
creyéndose potentado
y siendo hombre acaudalado
vivir de forma humillante.

    Mendicante, es un banquero
si en su mente hay avaricia,
pues ansiará más franquicia
más poder y más dinero.
    Ser eminente ingeniero
de caminos y de puertos
y tener los quince aciertos
del tinglado futbolero.

   Rico he sido, por lo tanto,
pues nunca ansié ser torero,
ni tener mucho dinero
en un prestigioso banco.

    Ni envidié a ilustre ingeniero,
ni tampoco a un potentado,
¡me importó más ser honrado,
que el peculio de un banquero!

    Rico fui, y lo sigo siendo,
con mi límpida conciencia,
limpia desde mi nacencia
y que atestiguo escribiendo,
en el folio que leyendo
estáis, con santa paciencia,
que al menos en apariencia,
con complacencia estoy viendo.

     Febrero de 1995

domingo, 24 de agosto de 2014

POESÍA



      Hoy, hubiera cumplido 89 años. Sigo echándole de menos cada día, pero siguiendo el consejo del "Poeta amigo", intento que su recuerdo, prime sobre mi dolor. En su memoria, copio este soneto (a su manera) dedicado a María Ruiz Cueto:

      Jamás día o noche sin poesía,
dice una niña, casi "pollita"
poesía, que ella misma recita
con la más absoluta maestría.

      Poesía, según dice María,
es el elixir que las penas quita,
cual nítidas flores de margarita
y es también un torrente de alegría.

      Con las musarañas, sueña el poeta
y sus sueños son pasión desatada,
que tan solo, un beso de amor la frena.

      Poesía, es oración de un asceta
en ermita vieja y destartalada
y poesía es ver la Luna llena.

domingo, 20 de julio de 2014

OPINIÓN PERSONAL




        Éstos, son unos de los primeros versos que escribió." Lo bueno, si breve, dos veces bueno"


        Quizá, alguien piense que estoy chalado
        y habrá quienes piensen que estoy loco.
        Todo lo que hablen me importa muy poco,
        pues quien escribe, está bien despejado;
        chalado está, quizá también trastornado,
        aquel que nunca escribe, ni lee tampoco.